Notas de Café
Yo renací
Yo renací

Yo renací con un café de Juan Valdez®, y ¿tú?

 

“No es valiente aquel que no tiene miedo sino el que sabe conquistarlo”, dice una de las frases célebres de la figura de paz más importante del siglo XX: Nelson Mandela, si aún viviera y conociera Colombia y todas sus historias de paz, reconocería este territorio como una cuna de valientes.

Lo que hoy se respira en las montañas del país, son ganas… ganas de volver a comenzar, de continuar con esas vidas que estuvieron pausadas por circunstancias de guerra, que por fortuna hoy tienen la oportunidad de renacer con esperanza, empoderamiento y valentía.

Cómo no apoyar ese optimismo y determinación para escribir una segunda parte de lo que sucedió en tiempos de guerra, si Juan Valdez® es justamente eso, un contador de historias. Acaso no es el café el que nos convoca al diálogo y a la escucha, entonces por qué no escuchar aquellos relatos que nos cuentan más de lo que a algunos no les tocó vivir, pero que a otros les arrebató mucho.

Dejemos que esas historias nos toquen a través de un café y hablemos de ellas con otros para que también las sientan, esa es la invitación de la tienda de los caficultores colombianos, que de la mano la Fundación ANDI ha contribuido con la campaña “Vamos Colombia” para generar una línea de trabajo de posconflicto desde Juan Valdez® y la Edición Especial de Café renacer.

 

 

Cafés hechos en San Carlos, Antioquia; Buenaventura/Cali, Valle del Cauca; Chaparral, Tolima; Florencia, Caquetá; y, por último, Sierra Nevada, Magdalena, fueron los elegidos para evidenciar la pujanza, transformación y reconciliación de sus comunidades, quienes al vivir en regiones cafeteras han encontrado en ellas la oportunidad perfecta para empezar de nuevo.

También hay un sexto departamento, que aunque no sea productor de café estará presente en esta Edición Especial, se trata del Chocó, cuyos artesanos transformaron una pulsera hecha por manos nativas, en un símbolo para aquellos a quienes las historias del conflicto no los tocaron directamente, pero se quieren empoderar de un discurso de esperanza y cambio.

Elsa, María Luisa, Carlos y Raúl tienen cosas que decirte a través de una taza de café, resultado de una cosecha hecha a pulso. Sus historias quieren llegar a las memorias de quienes las beben, pues este es el símbolo de las regiones y territorios donde alguna vez se sembraron tristezas, pero donde hoy hay cultivos de café llenos de vida y paz. Los que alguna vez fueron víctimas, hoy unen sus voluntades con otros para reconstruir lo que una vez les fue quitado.

Ven y tómate un café cargado de historias que nos invitan a renacer juntos.